Cabecera Web Coria-Caceres Logo sinodo Logo Diocesis Coria-Caceres
ACTIVIDADES
<< Agosto 2019 >>
L M X J V S D
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031



Síguenos en:
El obispo invita en Casar de Palomero a mirar la Cruz Bendita como fuente de salvación ante una humanidad dolorida

Conferencia de don Francisco Cerro en Casar de Palomero

El obispo de Coria-Cáceres, don Francisco Cerro, impartió en Casar de Palomero el pasado 3 de agosto, sábado, la conferencia "La cruz como signo de salvación en una humanidad dolorida", con motivo del Año Jubilar de la Cruz Bendita que, bajo el lema "Junto a la Cruz, todos hermanos", se celebra hasta el 1 de mayo de 2020 en dicha localidad.

Se trata una de las actividades que han tenido lugar en Casar de Palomero este verano, como la charla del padre Crescencio, natural del municipio, sobre los milagros de la Cruz Bendita, el 9 de agosto, o la de Ángel Martín sobre la "Cruz Bendita y la Inmigración hoy", el pasado 16 de julio, entre otras.

El 14 de septiembre, tercer triunfo de la cruz bendita, está previsto que el sacerdote Francisco González imparta la conferencia "La Cruz Bendita y los Mártires hoy".

El obispo de Coria-Cáceres, que ha traído unos presentes a Casar de Palomero de su peregrinación reciente a Tierra Santa, como un cáliz y unas cruces, centró su disertación sobre esta símbolo propio del cristiano, en cómo aparece la cruz en las Escrituras; su desarrollo en la liturgia y la tradición de la Iglesia y cómo ilumina a los crucificados de la historia.

"Cuantas personas sufren y solamente, como decía santa Teresa de Jesús, con tan buen amigo se puede padecer. La cruz es un momento de crisis en la vida de cualquier persona; es bendita porque la vivimos desde Cristo, si no, ni la enfermedad, la muerte y el dolor, de bendito no tiene nada", explicó don Francisco Cerro.

Así, recordó que en sus orígenes la cruz era un castigo, se inventó para hacer sufrir a una persona, que muriera sufriendo lo máximo posible. Ahora existen medios paliativos para afrontar la muerte, pero las culturas inventaron este método de tortura mortal, asumido por los romanos.

A su juicio este jubileo por los 530 años de la presencia de la reliquia en Casar de Palomero, son las raíces de un pueblo, que celebra la cruz bendita, lugar de reconciliación, como reza el lema del año jubilar, "Junto a la cruz, todos hermanos".

La cruz en las Sagradas Escrituras

Don Francisco comenzó hablando, en recuerdo de su reciente viaje, del Monte Nebo, Jordania, desde donde se ve al fondo Jericó (oasis en medio del desierto), fue donde Moisés pudo ver la Tierra Prometida. En el desierto el pueblo de Israel, tras revelarse contra Dios, eran picados por serpientes, veneno que solo podía curarse mirando un estandarte, una especie de cruz. En este monte se puede ver esta imagen.

"El Señor podía haber quitado las serpientes para que no les piquen, pero no hace eso, nos da el antídoto, porque sabe que vendrá el veneno de un alacrán, la mordedura de una alimaña…Pero el Señor va a curar radicalmente la persona humana y en vez de darnos una pequeña solución, nos da la solución definitiva, que es contemplar a Cristo crucificado", agregó.

Así, el obispo explicó que el dolor en sí no es bendito, pues el cristianismo no es "dolorista", sino que siempre ha luchado contra el dolor, por ejemplo con hospitales. "El antídoto contra el dolor es el amor", ha apuntado Cerro, para que puedas decir "estoy sufriendo pero soy feliz".

Además, en el Nuevo Testamento Jesucristo ya habla de la cruz en la Transfiguración, que se piensa fue en el Monte Tabor. Y explica que sube a Jerusalén para ser crucificado, lo entiende como "una expresión de amor".

"Además de INRI, yo creo que en todas las cruces del mundo debería poner un ‘te quiero’", ha señalado el obispo de Coria-Cáceres, para quien la cruz es el camino, no el destino. 

Decía el poeta Paul Claudel, convertido en la Notre Dame de París, "Cristo no ha venido a quitarnos la cruz, sino a clavarse en ella, es decir, no ha venido a quitarnos el dolor sino a darle sentido", recordó.

Para don Francisco, decir que "ser cristiano es sufrir más" es una calumnia, porque "llevar una cruz por lo civil es horroroso""Si quieres sufrir de verdad, aléjate de Dios, el mayor sufrimiento es una vida sin Cristo", recalca.

"Tiene que haber un lugar donde se dé justicia, y eso es la cruz. A cada uno el Señor nos dará el abrazo a tanto sufrimiento padecido, donde se acoja a tantos hijos pródigos destrozados por la vida", subrayó.

La iconografía tradicional, que ha reflejado a Cristo llevando los dos palos, no es del todo exacta, puesto que sabemos que Cristo solo llevó un travesaño y era "elevado" a modo de bandera izada, tal como profetizó Simeón en el templo que sería una "bandera discutida para que quede clara las actitudes de los corazones".

Por otro lado, la cruz es una declaración de amor de Dios, que no se olvida del hijo de sus entrañas. 

La cruz en la liturgia y la tradición de la Iglesia

"Para que acercándose al corazón abierto del Salvador en la cruz, todos puedan beber con gozo de las fuentes de la salvación", dice el prefacio de la Iglesia en el Sagrado Corazón de Jesús.

Don Francisco expuso que nuestra fuente de salvación es el crucificado. "El sacrificio solo tiene sentido como expresión de amor", afirmó el obispo, poniendo en el ejemplo del amor de una madre, el único amor que "jamás entrará en crisis".

"Sacaréis aguas con gozo de las fuentes de la salvación", dice otro salmo. Y a Jesucristo le abrieron el costado brotando sangre y agua, expuso.

Los crucificados de la historia hoy

Don Francisco puso el ejemplo de las claves del papa Francisco, jesuita y porteño, con la idea clara de quiénes son los crucificados de la historia: los pobres. "Es el Evangelio puro y duro, estar con los necesitados", afirmó.

Así, el obispo de Coria-Cáceres recordó que esto siempre ha estado presente en la Iglesia y también en su lema episcopal "El Corazón de Jesús fuente de evangelización de los pobres".

A su juicio, el papa Francisco habla mucho de las periferias, "donde no va nadie", tomándolo de autores argentinos, y las divide en existenciales e históricas.

Las existenciales son la cruz de la gente de nuestro tiempo, son la soledad de los más mayores, la cruz de los enfermos, los que no tienen trabajo, los sufrientes en familias destrozadas, los que viven metidos en la droga o el alcohol, la guerra…

Mientras que las históricas son aquellas a las que no se va. Así se explican los viajes del papa Francisco, que aún no ha venido a España, pero sí ha ido a Líbano, Turquía, Perú, Chile o países pobres, lugares de periferias, según el obispo de Coria-Cáceres

"Juan Pablo II fue el papa de las certezas, el misionero, "abrid las puertas a Cristo"; Benedicto XVI el papa del maestro de la fe, fundamentalmente el papa humilde, capaz de dejarlo, el maestro; y el papa Francisco es el papa de la síntesis, de los pobres, de las periferias, de la Cruz Bendita", afirmó el prelado diocesano en Casar de Palomero.

Además, recordó las palabras de santa Teresa de Calcuta: "nosotras somos contemplativas, contemplamos a Cristo vivo en la Eucaristía y luego tocamos la carne y la sangre de los pobres".

En este sentido, apuntó que no puede haber un jubileo sin tener en cuenta a los pobres, algo que sí se está haciendo en Casar de Palomero de forma positiva. "Si somos buenos hijos, somos buenos hermanos, y si somos buenos hermanos, somos buenos hijos. Eso es lo que planteamos en la Cruz Bendita".

Por otro lado, recordó que "otro mundo es posible", tal como afirma el santo padre, por lo que abogó en vivir cada uno su época "iluminando" ahora, pues no "existen tiempos buenos ni tiempos malos, sino los que nos tocan vivir, que son los únicos para nosotros".

 Además, expuso que la Iglesia está llamada a vivir con los que sufren, "encendiendo pequeñas luces", con la pastoral de la salud y sus visitas a los enfermos; las cáritas parroquiales con los pobres; con la ayuda al tercer mundo o con iniciativas como Proyecto Hombre. 

"Tenemos que dejar este mundo un poco mejor de lo que encontramos", recalcó don Francisco, quien invitó a los presentes a mirar al que traspasaron, beber de la fuente del amor de Dios, y mirar a la cruz bendita como fuente de salvación.


 

Escrita el día: 13-08-2019 por Medios de comunicación

SIGUIENTES NOTICIAS
Exposición sobre san Óscar Romero llega a la Preciosa Sangre el día 14-08-2019
Delegación de Medios de Comunicación Social | Aviso Legal y Política Privacidad | LGPD
Casa de la Iglesia. C/ General Ezponda, 14; 10003 Cáceres. Tlf. (+34) 927 62 73 38
Obispado de Coria-Cáceres. Pza. de Santa María, 1; 10003 Cáceres. Tlf. (+34) 927 24 52 50